Las personas que acuden a un centro de fisioterapia en Bilbao quizá piensen que en este tipo de establecimientos solo se tratan dolencias musculares de cierta gravedad. Por suerte, no es así, ya que también es posible paliar los síntomas de dolencias como la tortícolis con relativa facilidad.

La tortícolis puede tener un origen genético. De no ser así, es importante recordar que tu cabeza pesa más de tres kilogramos, por lo que la musculatura del cuello está buena parte del día soportando ese peso. Además, una mala postura, un mal gesto, el cansancio, una infección, una hernia discal o la exposición al frío pueden provocar esa molesta rigidez.

En un centro de fisioterapia en Bilbao siempre se llevarán a cabo las pruebas ortopédicas necesarias para detectar dónde está el problema. El tratamiento más efectivo se basa en la aplicación de calor, ultrasonidos u ondas de choque. También es posible lograr, gracias a la osteopatía, la alineación correcta de las vértebras y de los músculos afectados.

Las sesiones duran unos 20 minutos y la mejora de los síntomas es inmediata. La labor del fisioterapeuta ha de estar completada con la del facultativo, que será el que decida la idoneidad de tomar antiinflamatorios orales entre otros medicamentos similares. Un profesional de la fisioterapia es, por lo tanto, uno de los pilares sobre los que debes basar tu recuperación física si sufres tortícolis. Te sorprenderás mejorando en muy poco tiempo.

En Zona Salud Bilbao te ofrecemos nuestras instalaciones y nuestra plantilla de profesionales. Su larga experiencia en este sector y su trato personalizado son solo dos de las características positivas de su trabajo. Contacta con nosotros, pídenos una cita y te atenderemos en el menor tiempo posible. Estaremos encantados de recibirte en nuestro centro y, sobre todo, de devolverte la movilidad perdida. Te esperamos.